sábado, 10 de septiembre de 2011

Lobos rojos en peligros de extinción


Las alteraciones tanto en la flora como fauna del planeta se debe a diversos factores pero la acción del hombre es una de las que más las ha afectado sobre todo por la falta de cuidados y de la toma de conciencia sobre las consecuencias de la destrucción de la vida animal y vegetal.

Existen en el planeta muchas especies de animales que se encuentran en peligro de extinción.

Una situación a la que se ha llegado tanto por la destrucción de su hábitat natural como por la caza indiscriminada por parte del hombre y otros factores que alteraron las especies.

En el caso del lobo rojo se ha generado su peligro de extinguirse tanto por la caza, como por la destrucción de su hábitat natural y por los cruces genéticos que se han realizado entre perros y coyotes.
En sus orígenes el lobo rojo, llamado científicamente como Canis Rufus estaba dividido en tres sub-especies de las cuales dos ya se han extinguido y en el último censo realizado solo restaban unos quinientos ejemplares en todo el planeta.

Un animal que puede encontrarse hoy en algunas zonas del este de Estados Unidos y sureste de Canadá.

Los lobos rojos tienen como alimentación básica la carne, alimentándose de pequeños mamíferos como conejos y roedores, pero ante la necesidad por encontrar alimento pueden llegar a atacar a un siervo adulto y a los mapaches.

En el pasado estos lobos existían en la Florida donde se extinguió en 1930 y en el golfo de México en 1970.

Para contrarrestar esta pérdida irreparable se han realizado desde hace años programas de reinserción en diferentes lugares, como en Carolina del Norte en 1987. Fueron 100 lobos rojos en ese momento y en el censo de 1997 la población ya era de 500 animales.

Sin embargo y a pesar que se trata de mantener la especie su clasificación es de Peligro Crítico en la lista roja de especies en peligro.