lunes, 12 de septiembre de 2011

Lluvia Acida, causas y efectos sobre el medio ambiente


Sabemos que constantemente la atmósfera es contaminada por moléculas de ácido y en algunos territorios se depositan también sobre la superficie del suelo pequeñas partículas ácidas que lo perjudican, además de ser nocivas para los seres vivos y también para los ecosistemas.

La causa de esta lluvia ácida son aquellas industrias que utilizan para trabajar combustibles de mala calidad, liberando hacia la atmósfera importantes cantidades de nitrógeno y óxido de azufre, cuya contaminación puede expandirse a cientos de kilómetros debido a las corrientes de viento. Algo que se acentúa cuando las partículas salen a la superificie desde las altas chimeneas de estas industrias.

El proceso es relativamente simple ya que una vez en la atmósfera los óxidos de nitrógeno y azufre se transforman en ácido nítrico y sulfúrico retornando luego a la tierra con las lluvias o nieve e incluso en ocasiones las partículas sólidas también caen sobre el suelo contaminándolo.

A pesar que el agua de lluvia normal es ligeramente ácida su pH se mantiene en los parámetros normales, pero cuando está contaminada con partículas ácidas el pH se vuelve semejante al zumo de limón.

Los perjuicios que la lluvia ácida ocasiona se pueden ver reflejados tanto en los sistemas acuáticos como ríos y lagos donde sus habitantes habituales como peces y anfibios comienzan a disminuir en número, debido a que su reproducción natural se altera y muchos de ellos no pueden sobrevivir en aguas que posean un pH inadecuado.

Caracoles, camarones y mejillones han sido hasta ahora las especies más afectadas por la acidificación acuática.

Por su parte, esta lluvia ácida también perjudica los ecosistemas terrestres, que al posarse sobre plantas y diversos organismos y que al ser un problema que se prolonga en el tiempo trae como resultado la desaparición de los bosques, además de tornar los suelos no aptos para ser cultivados.

En las ciudades es posible observar como este fenómeno afecta los edificios sobre todo al corroe los metales y los destruye en tiempo récord.

Por todo esto los ecologistas advierten que las actividades ya sean industriales, como comerciales o domésticas que generan residuos dañinos son un problema importante para el medio ambiente.

Para reducir estas emisiones tóxicas debe terminarse con la quema de combustibles fósiles y generar nuevas posibilidades utilizando energías que además de alternativas sean no contaminantes.

Cabe pues a los gobiernos incluir recursos para realizar investigaciones y desarrollar proyectos con el objetivo principal de reducir la contaminación ambiental.

Avanzar decididamente hacia la producción de convertidores catalíticos para automóviles indispensables para eliminar las sustancias químicas peligrosas en los gases de escape, además de buscar fuentes alternativas de energía utilizando los llamados recursos renovables.

También, la energía en sí misma debe ser ahorrada y esto puede lograrse de forma individual, haciendo que cada habitante de la tierra tome conciencia de esto para ayudar así a la preservación del medio ambiente, modificando hábitos de vida y de comportamientos cotidianos.