martes, 16 de agosto de 2011

Ecología sonora

Un novedoso campo científico denominado ecología sonora se dedica a la utilización de los sonidos como una forma de poder entender mejor los detalles ecológicos en un determinado marco paisajístico, destacando lo importante que es que las personas vuelvan a conectarse con los sonidos propios y naturales de un sitio y qué pueden ellos decir acerca de ese lugar.

La ecología sonora diseña un paisaje de sonidos, algo que es indispensable para poder comprender ese medio y detectar aquellos indicadores que demuestran un cambio ambiental no deseado o perjudicial.

Una de las primeras cosas que pueden detectarse son aquellos cambios que son anormales en el clima del lugar que se está estudiando, formando parte de ese cambio la contaminación y todo tipo de alteraciones del entorno.

La ecología sonora se basa por ejemplo en los sonidos de las aves, característicos en cada lugar y que indican diversos detalles ecológicos a tener en cuenta. Cuando los sonidos que emiten las aves cambian eso está indicando que algún factor externo está generando esa variación.

Los sonidos naturales que vienen de una determinada zona ayudan a saber y conocer qué es lo que está ocurriendo en su ecosistema, siendo necesario saber descifrar los mensajes que esos sonidos naturales aportan.

El investigador Bryan Pijanowski se encuentra realizando una investigación utilizando este sistema para capturar los sonidos naturales que han comenzado a desaparecer en ciertas zonas pobladas por el hombre para tratar de restaurar en lo posible su valor para beneficiar a las personas que habitan ese lugar. Esta es una tarea fundamental si se piensa que muchas de estas zonas han ido perdiendo los sonidos naturales a causa de la contaminación que produce el hombre.
Este investigador advierte de la importancia de los sonidos naturales y lo que ellos indican, ya que tanto el canto de las aves y los murmullos del lugar o la ausencia total de sonidos puede brindar información importante sobre qué está sucediendo en el entorno del lugar.

Importante es entonces aprender a escuchar y también entender aquello que dicen los sonidos naturales, para actuar en consecuencia y ayudar a la naturaleza a recobrar aquello que el hombre le ha quitado.