martes, 9 de agosto de 2011

Casas bajo tierra



Las casas bajo tierra tienen un origen muy antiguo, cuando antiguas civilizaciones descubrieron las ventajas de este tipo de construcciones.

En la actualidad y como consecuencia de la sustentabilidad ambiental y la protección del medio ambiente muchos temas se han vuelto populares como el caso de las viviendas bajo tierra.

Se trata de una solución para varios problemas que hoy tiene la construcción tradicional, donde es posible combinar las ventajas de las viviendas tradicionales con un hogar poco convencional, que no produce impacto ambiental alguno y reduce tanto los costos de construcción como de su posterior mantenimiento.

En primer lugar, es destacar que la tierra tiene la virtud de mantener tanto una temperatura como una humedad estable a lo largo del año, por lo tanto no es necesaria la instalación de sistemas para calefaccionar o refrigerar la vivienda.

Estas son sólo algunas de las razones por las cuales las casas bajo tierra se han convertido en un producto competitivo que respecta el medio ambiente y posee superioridad en cuanto a prestaciones.

Recordemos además, que el hombre primitivo vivía en las cuevas, luego se comenzaron a construir casas bajo la tierra previa excavación, llegando a formarse ciudades enteras que se ocultaban entre las rocas de las montañas, naciendo así las llamadas casas-cuevas que existen en varios países como en el caso de España.

Entre las ventajas de este tipo de construcciones se encuentran el hecho de no originar impacto medio ambiental y al estar la mayor parte de la construcción bajo la tierra su mantenimiento es mínimo, además de ser segura frente a robos y poseen una resistencia increíble a los diferentes agentes climáticos como fuego, temperaturas extremas o movimientos sísmicos, proporcionando además un ahorro energético importante. Una opción rentable y sobre todo no perjudicial para el medio ambiente.