martes, 23 de agosto de 2011

Aloe Vera, planta medicinal para cultivar en casa


Todos hemos oído hablar en alguna ocasión de la planta de aloe vera. Sus propiedades humectantes, cicatrizantes y antiinflamatorias la han hecho un recurso excelente para el tratamiento de todo tipo de problemas de piel inclusive para la cura de quemaduras.

Su pulpa, un gel transparente, también se usa para tratar problemas digestivos y está presente en la formulación de diversos cosméticos, tanto para la piel como para el cabello.

Una excelente planta medicinal muy sencilla de cultivar en casa, ya que no requiere de cuidados extraordinarios y se regenera de manera sencilla.

La pulpa del aloe posee minerales, vitaminas, aminoácidos, proteínas y estimuladores biológicos además de polisacáridos.

Como tamaño promedio la planta de aloe puede llegar a tener hasta dos metros de altura, a pesar que en ciertas condiciones puede superar los cinco metros.

Sus hojas carnosas contienen el fantástico gel que permite ser utilizado tanto puro como mezclado con otras sustancias o como ingrediente de varios productos medicinales y de belleza.

Es posible cultivarla de forma sencilla tanto en jardines como en macetas, ya que una de sus características más sobresalientes es su gran adaptación a todo tipo de espacio. Siendo conveniente siempre que sea posible plantar en suelo directo y que posea un buen drenaje.

Otra de las características que la hacen sencilla para cultivar en casa es su resistencia a todo tipo de plagar teniendo como único enemigo potencial el exceso de agua, ya que se trata de una planta de la familia de los cactus y como tal necesita poca cantidad del líquido elemento para sobrevivir en condiciones óptimas.

Para utilizar su excelente gel, es sólo abrir de forma longitudinal su hora y quitar de su interior el líquido gelatinoso, colocándolo en un recipiente que no sea metálico.

El gel extraído debe guardarse en un recipiente bien tapado en el regfrigerador y el período máximo de conservación es de 10 días útiles ya que luego pierde sus propiedades benéficas.

El gel puede utilizarse solo o mezclado con crema hidratante, siendo excelente para aplicar en pieles con problemas de acné y aplicado de forma constante elimina las manchas de la piel producidas por el sol.