lunes, 27 de diciembre de 2010

Premio Ecología

El presidente de la Diputación de Valladolid, Ramiro Ruiz Medrano, entregó hoy en el Palacio de Pimentel el Premio de Ecología 2010 al Ayuntamiento de Piñel de Abajo por el proyecto ‘Pueblo’ sobre jornadas agroforestales en el municipio. El galardón, dotado con 6.000 euros, fue recogido por el alcalde, Gabriel Alonso Resina, y por el responsable de esta iniciativa, Eduardo Perote Arranz.

El jurado acordó por unanimidad conceder el Premio de Ecología al proyecto ‘Pueblo’ por ser el que “cumple mejor los requisitos” exigidos en la convocatoria, ya que todos los temas tratados tienen “gran interés ecológico y medioambiental”, como las alternativas a los cultivos tradicionales (aromáticas, pistachos, etc.), los filtros verdes y las construcciones bioclimáticas (el tapial y el compostaje) o “de interés social”, como el papel de la mujer en medio rural, todos ellos con el objetivo de fomentar nuevas oportunidades en el ámbito rural. Dentro de este proyecto, se celebraron en Piñel de Abajo unas Jornadas Agroforestales en los años 2005, 2006, 2007, 2008, 2009 y 2010, además de ferias y encuentros relacionados con la biodiversidad, la creación de mercados locales de semillas y su conservación, y distintos encuentros y actividades participativas.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Protesta uso de pieles

Un centenar de activistas se desnudaron ayer en la Plaza Sant Jaume de Barcelona para protestar contra la industria peletera y concienciar a los ciudadanos sobre el número de animales que son necesarios para confeccionar un sólo abrigo de piel.

El desnudo masivo pretende representar el alto número de zorros, visones, nutrias, linces, castores e incluso chinchillas que son criados con el único fin de acabar convertidos en abrigos de piel.



La organización AnimaNaturalis ha convocado a este centenar de activistas en la plaza Sant Jaume, donde, una vez desnudos, se han tirado por encima litros de pintura roja que simbolizaba la sangre derramada por estos animales.

La portavoz de AnimaNaturalis, Leticia Olivares, ha subrayado que en Barcelona se siguen viendo pieles en las calles y que "las personas sensibles al sufrimiento animal vemos en las prendas de piel un acto de crueldad y dolor, no un artículo de lujo".