sábado, 1 de diciembre de 2007

Mimetismo en estado puro

La supervivencia de una especie depende de muchos factores, pero en el reino animal hay cientos y cientos de ejemplos, donde el camuflaje o mimetismo, adquirido genéticamente a través de miles de generaciones, ha echo sin duda mantener en el planeta muchas especies, se me ocurren ejemplos conocidos como mariposas que se asemejan a hojas, insectos y orugas que imitan diminutas ramas, peces como el lenguado y el rodaballo que se asientan en los fondos marinos adquiriendo el mismo color de éste, o el animal mimético por antonomasia, el camaleón que tiene la capacidad de cambiar la pigmentación de su piel con un amplio abanico de colores. En el vídeo vereis a otro animal, muy conocido, que le supera con creces, ya que además de tener la habilidad para cambiar la pigmentación de una manera sorprendente es también capaz de adquirir formas inverosímiles, en incluso crear protuberancias en su piel para asemejarse al entorno.