lunes, 2 de julio de 2007

Caracoles a la espera de lluvia

Los caracoles salen a alimentarse tras las lluvias ya que necesitan de una elevada humedad para tener actividad y desplazarse. Los caracoles seguramente llegarían a la planta y comenzarían a alimentarse de ella durante la noche en la que la humedad es alta, pero cuando llega el día y la humedad baja radicalmente los caracoles no tienen tiempo para desplazarse hasta sus "escondites" entre la tierra o las rocas. 
   
Los caracoles segregan una capa seca de mucosidad con la que sellan la abertura de la concha para no perder humedad y se quedan adheridos a la planta esperando a otro episodio de lluvias. Se apilan en las partes más altas para no quemarse en el suelo, allí circula el aire.