viernes, 19 de agosto de 2016

Casas construidas con botellas de plástico

El Plastic Bottle Villae es un pueblo ecológico en Panamá cuya particularidad está en las casas construidas a partir de botellas de plástico recicladas. Una forma ecológica de utilizar los miles de envases desechables a través de un tipo de construcción innovadora. Este proyecto en Panamá espera utilizar millones de botellas de plástico para la construcción de la eco-aldea llamada Plastic Bottle Villae y auto-declarada como una “comunidad eco residencial”.

Ubicado en Isla Colón, provincia de Bocas del Toro de Panamá, esta innovadora comunidad construirá unas ciento veinte casas realizadas con botellas de plástico que formarán parte del aislamiento principal de las paredes, manteniendo los interiores de los inmuebles a una temperatura de 17°C más fríos que la parte exterior, sin necesidad usar otro tipo de energía.

Según las estadísticas actuales los humanos pueden consumir hoy bebidas que vienen en botellas de plástico en un mes.  Así, nació este proyecto que ha tenido en cuenta la vida de este tipo de envases que tardan cientos de años en desintegrarse, convirtiéndose primero en pequeños trozos de plástico hasta desaparecer por completo.

Este proyecto Plastic Bottle Villae de Panamá buscar precisamente reutilizar las botellas de plástico y así neutralizar los efectos negativos del material en el Planeta Tierra, dejando una huella a través de un gesto ecológico.


Además, el proyecto de Plastic Bottle Villae permite la reutilización de botellas de plástico construyendo casas en un tiempo mucho menor al utilizado tradicionalmente aportando también un gran ahorro en el coste de reconstrucción si se lo compara con los materiales convencionales utilizados a nivel local.

La reutilización de los materiales de la base permite , ‘’The Plastic Bottle Village’’ construir casas en una fracción del tiempo , y en un gran ahorro en el costo de re- construcción, en comparación con los materiales tradicionales que se utilizan a nivel local. Esta comunidad eco residencial establecida en el corazón mismo de las islas del interior de la selva panameña fue diseñada para convivir con la naturaleza y la exuberante vegetación tropical.

A sus residentes se les garantiza también el acceso a la tierra como premio por hacer su parte en cambiar el mundo en una dirección positiva. Serán tres fases de desarrollo para la construcción de esta villa que además de contar con ciento veinte viviendas tendrá un albergue ecológico y una pequeña tienda, un espacio para la práctica de yoga, como también varios senderos y pequeños parques.

El pensamiento de los creadores de esta villas es “cambiando el mundo, sin cambiar la Tierra, un hogar a la vez”.

sábado, 30 de julio de 2016

Alimentarse de forma sostenible

La mayoría de las personas buscan hoy llevar una vida más saludable y además de un buen descanso, actividad física regular y una vida relativamente ordenada, también la alimentación es un factor importante para ganar bienestar. Los nutricionistas coinciden en que una dieta variada y equilibrada desde la niñez es fundamental para crecer sano y fuerte, pues los alimentos saludables ayudan a que el organismo trabaje todas sus funciones de manera correcta.

Lo importante es alimentarse de forma sostenible y esto se traduce en llevar una dieta equilibrada, sin abusos y siempre en cantidades moderadas, sin olvidar que frutas y vegetales son esenciales en el día a día.

Pero, conseguir alimentarse de forma sostenible requiere de fuerza de voluntad para no caer en la tentación de comer productos muy azucarados o salados, recordando siempre aquellos alimentos recomendados y la manera en que estás dispuestos en la famosa Pirámide de Alimentación Saludable. Comprar frutas y verduras de temporada no solo es beneficioso para la salud sino que también ayuda a ahorrar dinero cuando se hacen las compras.

Contar con recetas de cocina sana y natural también ayuda a conseguir el objetivo de llevar una dieta saludable y equilibrada. Existen también algunos alimentos que aportan al organismo un doble beneficio pues además de formar parte de la dieta diaria contribuyen a preservar el medio ambiente y esto es lo que hace que cada menú se transforme en una alimentación sostenible.


Así, al hablar de alimentación o dieta sostenible se hace referencia a aquel conjunto de alimentos que tienen un bajo impacto sobre el medio ambiente, pues con su consumo se protege y también respeta la “biodiversidad” y los ecosistemas, sumándose a esto que se trata de comidas adecuadas en cuanto a su nutrición y son seguras para la salud. Existen varios productos con los que es posible alimentarse saludablemente y cuidar el entorno.

En esa lista se incluyen los alimentos de origen ecológico, que son aquellos que no utilizan ningún elemento químico para su producción como pueden ser plaguicidas, fertilizantes o antibióticos. Los productos orgánicos hacen referencia a aquellos alimentos que para su producción se emplean técnicas de cultivo respetuosas que garantizan en mayor medida el bienestar de los animales, respetando también los ciclos de vida que impone la naturaleza.

Lo dicho anteriormente busca minimizar el impacto del hombre sobre el medio ambiente y lograr la sostenibilidad y la preservación del Planeta, es suficiente con prestar atención a las etiquetas de los alimentos que se compran y si tienen el sello de producción ecológica.

Otros productos que forman parte de una alimentación sostenible son aquellos que desde su zona de producción hasta el lugar de venta solo existen unos pocos kilómetros, por lo tanto se trata de alimentos más frescos y no requieren ser congelados para su transporte.

En la actualidad cada vez más personas siguen la tendencia de llevar una alimentación sostenible y han cambiado y la alimentación sostenible forma parte de una nueva Pirámide Alimenticia, dependiendo entonces de que los hábitos alimenticios cambien y no solo sean saludables sino también sostenibles, solo es necesario consumir de manera consciente estos productos para beneficiarse con ellos.

lunes, 25 de julio de 2016

La Agroecología

Una disciplina científica relativamente nueva, la agroecología se presenta como una alternativa a la agronomía tradicional y basa sus diferencias en la aplicación de diferentes principios de la ecología, el desarrollo y la gestión de sistemas agrícolas sostenibles.

La agroecología tiene su base en la producción de alimentos pero a través de la implementación de una mirada integral sobre el ecosistema, con varias etapas que deben realizarse hasta conseguir la producción de alimentos sin el uso de insumos químicos.

La producción agroecológica se caracteriza por obtener alimentos más saludables que la agricultura convencional y también asegurando rindes que muchas veces superan a los de la agricultura convencional. 

En la actualidad ya se está dando mayor importancia a los conceptos de sostenibilidad y sustentabilidad, por ello la agroecología está siendo hoy incluido en diferentes proyectos de gobiernos que apuntan a un mayor cuidado del medio ambiente a través de incentivos que tienen como objetivo el desarrollo de energías limpias para aplicarlas a la economía y la industria.


La agricultura tradicional es la que se utilizaba antes de aparecer los avances tecnológicos con los que hoy cuenta el hombre y de ella se desprende hoy la disciplina conocida como agroecología, que parte de mediados del Siglo XX y que busca fundamentalmente cuidar el suelo.

La importancia de la agroecología es que la técnica está fundamentada en que no se aplica la tecnología para obtener una mayor cosecha, como por ejemplo el control de plagas o la utilización de origen sintético, sino todo lo contrario pues solo se aplica lo que brinda la naturaleza.

Así, la agroecología es una ciencia que tiene como campo de aplicación a las agriculturas naturales, utilizando todas las técnicas posibles para la obtención  de alimentos orgánicos que se ha comprobado son de calidad superior a los obtenidos con los métodos convencionales, con mayor cantidad de nutrientes y vitaminas, además de una excelente sabor.

miércoles, 20 de julio de 2016

Nuevo modelo energético

Un proyecto sobre un nuevo modelo energético, es la propuesta que la Fundación Savia, entidad que defiende el mundo rural y la sostenibilidad, ha llevado al Parlamento en los últimos días.

La idea de la Fundación Savia es la creación de un nuevo modelo energético, renovable, eficiente y más liberalizado que apunta a mejorar la calidad de vida pero también los ecosistemas, una propuesta que está en concordancia con lo establecido en la Cumbre del Cambio Climático de París.

Lo que se defiende con esta propuesta es la necesidad de establecer una norma que impulse el uso de energías renovables y evitar gradualmente la dependencia energética exterior de aquellas fuentes no renovables y contaminantes que suponen un gasto igual a los ingresos que genera el turismo.

Así, el proyecto de la Fundación Savia advierte sobre la situación de pobreza energética y pérdida de rentabilidad del sector agroalimentario de Andalucía, algo que podría aminorarse con un modelo basado en el autoconsumo a partir de las energías renovables.


En un estudio realizado por esta Fundación se advierte que se vive una oportunidad histórica sobre todo recordando que la Agencia Internacional de Energías Renovables, en su informe de 2014, concluye que la biomasa, la hidroelectricidad, la geotérmica, la energía solar y también la eólica son competitivas y también más baratas que el carbón, el petróleo o el gas.

Savia afirma además que las energías renovables no necesitas estar subvencionadas para lograr el auto-abastecimiento y sería fácil hacer un proyecto viable eliminando las trabas administrativas convirtiendo esto en una economía más competitiva e innovadora.

Asimismo, uno de los sectores más beneficiados si se adoptara esta medida, sería el agrícola y ganadero, ya que con una política favorable a las energías renovables disminuirían los gastos derivados de sistemas de riego e hídricos que consumen mucha electricidad.

Como conclusión la Fundación Savia propone eliminar el impuesto a la energía solar que además es una penalización al autoconsumo y fomentar el uso de la red para compartir excedentes promoviendo las cooperativas energéticas.