miércoles, 25 de mayo de 2016

Reciclar el aceite doméstico y cuidar el medio ambiente

Reciclar el aceite doméstico y cuidar el medio ambiente son sinónimos. Una acción sencilla que no solo evita la contaminación de suelos y ríos sino que también ayuda a no perjudicar las tuberías y puede aprovecharse para crear productos ecológicos como jabones.

Existen numerosas ideas que pueden ponerse en práctica para reciclar el aceite doméstico como hacer jabón, detergente y hasta jabón líquido de forma sencilla, pero también es posible fabricar portavelas caseros, ideal para quienes gustan del reciclaje y también desean hacer su aporte al cuidado del medio ambiente y la naturaleza.

En la actualidad existen también empresas profesionales que hoy se dedican a reciclar el aceite doméstico, en algunos países hay puntos de recogida habilitados para ello y en otros vehículos de las mismas empresas se encargan de recogerlo en las casas.

El único trabajo es guardar el aceite en envases cerrados y posteriormente llevarlos a los puntos donde se encuentran los contenedores, existiendo algunas empresas que se encargan del reciclaje de este tipo de sustancias y entregan envases para hacer más sencillo el sistema de recogida.
Papel, cartón y plásticos son productos que ya muchas personas han tomado conciencia de la necesidad de ser reciclados pero no ocurre lo mismo con otros productos como es el caso del aceite doméstico que al ser desechado por la tubería es nefasto para el medio ambiente y la naturaleza.

El aceite usado hoy es utilizado por industrias diversas tales como la cosmética, química y hasta farmacéutica que pueden aprovecharlo para la producción de abono, barnices, ceras, detergentes, cremas, jabones, velas y hasta lubricantes.

Asimismo, cada vez existen más personas que han optado por utilizar productos ecológicos para la limpieza del hogar y para ello adquieren jabones y detergentes realizados a base de aceite comestible reciclado o bien hacer ellos mismos sus propios productos de limpieza ecológicos.

domingo, 22 de mayo de 2016

Cambio climático y virus pandémicos

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha declarado la emergencia global de ciertos virus como el ébola, zika y el H1N1que se han transformado en una creciente preocupación en el mundo. El cambio climático del que tanto se habla tiene un papel importante en estos virus que se globalizan de forma inédita en la historia.

Las especies de mosquitos transmisores de estos virus, que están asolando el mundo, han alcanzado una gran distribución a nivel global favorecidos por distintos fenómenos entre ellos el cambio climático que generó en las últimas década que muchas zonas del mundo alejadas de los trópicos se hayan vuelto áreas templadas.

El calentamiento del Planeta Tierra ha tenido un efecto importante sobre los mosquitos transmisores de zica o dengue y ha influido de forma decisiva a la hora de su multiplicación a nivel mundial pues facilita la transmisión de los virus y aumenta el hábitat de estos insectos.


Por otra parte, los investigadores y científicos alertan sobre los problemas que vendrán en el futuro por el aumento de las temperaturas apareciendo nuevas enfermedades que pueden adquirir dimensiones de pandemias.

Lo más alarmante es que es el mismo tipo de mosquito el que transmite enfermedades como el dengue, zika y fiebre amarilla paulatinamente se está trasladando a lugares en el mundo en el que no habitaba.

Asimismo, el calentamiento global está íntimamente ligado con la transmisión de infinidad de enfermedades a través de la picadura de mosquitos a los que se conoce con el nombre científico de vectores artrópodos, dándose una expansión geográfica que en poco tiempo puede convertir un virus en pandemia mundial peligrosa.

Los mosquitos pueden hoy cambiar su hábitat natural por diferentes motivos y uno de ellos es el cambio climático haciendo que los virus se propaguen de forma más fácil mutando y apareciendo nuevas formas de transmisión, existiendo algunos virus que se volverán más peligrosos a causa de los cambios de las temperaturas a nivel global.

martes, 17 de mayo de 2016

Edificios verdes

Ante el crecimiento constante de las ciudades las zonas verdes van desapareciendo para dejar lugar a edificios y carreteras, de ahí que los árboles y plantas, tan importantes para la vida van siendo cada vez menos.

Sin embargo, ante ese crecimiento de las ciudades existen también cada vez más proyectos que buscan transformarlas no solo en espacios visualmente bonitos sino también sostenibles y rodeados de naturaleza.

Uno de esos proyectos, que ya han adoptado diferentes ciudades es colocar plantas en las paredes de los edificios. Se trata de un proyecto ecológico cuya propuesta parece ser sencilla de llevar a cabo como es colmar las paredes de los edificios de plantas cuyo objetivo es paliar la contaminación ambiental y brindar una belleza innovadora a las torres de cemento.

Pero la iniciativa no es solo fomentar el aumento de zonas verdes en la ciudad sino ayudar a la purificación del aire contaminado ya que plantas y árboles son fundamentales para eliminar el dióxido de carbono y brindar oxígeno, algo imprescindible para la vida.

Este tipo de alternativa de llenar de plantas las paredes de un edificio también tiene como objetivo dar un toque de color resultando una buena solución para el medio ambiente, la estética a través de un plan asequible que por ahora se está aplicando solo a pequeña escala.


Los expertos en temas ambientales señalas los espacios verdes creados en las paredes de los edificios no solo ayuda al medio ambiente sino que también es una excelente protección contra el calor en las grandes ciudades.

Esta idea nace originariamente con los denominados “techos verdes” avanza ahora con la creación de crear paredes cubiertas de vegetación, pero no tomadas por plantas, algo que generaría mucha humedad sino un tipo de plantación que permita realizar riegos habituales y sean espacios sencillos de limpiar.

Para conseguir una “pared verde” adecuada es necesario una planificación perfecta ya que el sistema de riego es constante y las plantas son especialmente elegidas para crecer en superficies verticales. 

Este tipo de paredes verdes ya están siendo instaladas en algunos lugares público de Nueva York siendo un sistema que progresivamente se espera llegue también a edificios y residencias para embellecer las ciudades y hacer el ambiente más sustentable.

martes, 26 de abril de 2016

Tres décadas del desastre de Chernóbil

Hoy se conmemoran tres décadas del desastre de Chernóbil, la peor tragedia nuclear de la historia, una explosión en el cuarto reactor central de esa central que ocurrió durante uno de los ensayos que realizaban los científicos.

Se calcula que la cantidad de radiación que fue liberada ese nefasto día en Chernóbil fue cien veces mayor que las del las bombas de Hiroshima y Nagasaki juntas, dejando un saldo de 31 muertes como víctimas directas y entre 4000 y 41000 personas que fueron muriendo posteriormente por enfermedades producidas por la radiación a la que estuvieron expuestas.

Así, con motivo de la conmemoración de este trágico aniversario fue organizada una conferencia en París donde se dieron precisiones sobre las obras del nuevo sarcófago y del arco de protección del reactor que se encuentran aún en construcción.


Se espera que las obras culminen el próximo año, pero como es necesario descontaminar el contenido del sarcófago en realidad las obras estarán totalmente terminadas recién en el año 2023. Cabe recordar que hoy el drama de Chernóbil sigue teniendo vigencia ya que después del desastre nuclear miles de personas fueron evacuadas pero también muchas de ellas retornaron a sus hogares desafiando la radiación y hasta algunos comen los alimentos que cultivan en sus huertas.

Según los investigadores existen en la actualidad poblaciones que viven en las zonas contaminadas ya que es imposible desplazar ocho millones de personas y el problema mayor es que para sanear adecuadamente la vida de la población afectada sería necesaria una enorme inversión.

Aunque parezca una paradoja las áreas contaminadas están hoy más verdes y con más animales que antes del desastre del reactor y según los expertos esto se debe a que, en los últimos 30 años, no han sufrido la acción del hombre.

Hoy, la emoción y el recogimiento estuvieron presentes en la ceremonia en Slavutich, ciudad construida después de la tragedia de Chernóbil y que sirvió para acoger a las 350.000 personas evacuadas de lo que sigue siendo hasta hoy una zona de exclusión.